Un sueño llamado Elizza Store

Un sueño llamado Elizza Store

por Elizza

Elizza Store nació en septiembre de 2015 de un sueño y una oportunidad. De un sueño porque siempre había querido tener algo propio; si bien contaba con un trabajo estable, había probado con anterioridad varias ideas de negocio como elaboración de bisutería, ropa y venta por catálogo hasta que llegó la oportunidad de emprender vendiendo cosméticos, ya que en ese tiempo las tiendas de este tipo eran escasas. 

Haciendo entregas los fines de semana en centros comerciales, el negocio inició con una inversión de $100. De manera increíble, Elizza Store fue bien recibida y para 2017 decidimos crear nuestra propia página web con Shopify y abrir nuestra primera tiendita atrás del centro comercial Galerías. 

Para esos años yo sufría un acné horrible que no podía quitar con nada. Fue así que llegué a la cosmética coreana y al amor por el cuidado de la piel. Me obsesioné con la rutina coreana de los 10 pasos, comencé a investigar más sobre skincare y conocí a The Ordinary que por ese tiempo comenzaba a ser popular en Estados Unidos. Fuimos las primeras en traerla a El Salvador, cuando nadie sabía qué era un ácido hialurónico o una niacinamida. Para ese momento éramos solo mi esposo y yo, él me apoyaba con las entregas y el negocio seguía creciendo. 

Hasta que llegó 2018. Comencé a ver cómo las personas perdían el interés por el maquillaje y se inclinaban cada vez más por el skincare. Volví mis ojos a mi amada cosmética coreana que usaba desde años atrás porque, aunque ya vendía algunos productos de cuidado de la piel, nuestro fuerte era el maquillaje. Fue así que en 2018 comenzamos a vender más marcas coreanas y lanzamos nuestra propia línea de productos del cuidado de la piel: ElizzaBeauty y nuestro Ácido Salicílico que desde entonces es uno de nuestros best sellers.

En 2019 iniciamos con nuestros talleres de KBeauty que fueron maravillosamente recibidos y desde entonces el 90 % de nuestras marcas son coreanas, no olvidando lo mejor de occidente como The Ordinary y Cerave. En 2020 llegó la pandemia y, gracias a Dios, para ese tiempo ya habíamos decido cerrar la tiendita que teníamos en ese momento pues nos enfocamos en bazares y ventas en línea.

En la pandemia vendimos absolutamente toooodooo, no nos quedó ni una mascarilla, y nos enfocamos a crear contenido de valor en redes para conectar más con nuestras linduras. Por cierto, linduras es la forma en que llamamos a nuestros clientes desde 2015, antes que Kimberly Loaiza. 🙂

En 2021 fue un año de renovación y crecimiento, ya éramos tres personas en el equipo. También lanzamos nuestro programa de reciclaje, el único en su tipo, Elizza Green, con el que buscamos darle una segunda vida a los envases de los productos que tan feliz nos hacen y, a la vez, cuidamos nuestro ambiente. 

2022 llegó nuestra actual tiendita en Antiguo Cuscatlán, un espacio acogedor que construimos con mucho amor y aprendizaje de nuestras experiencias anteriores. Ya éramos cuatro en el equipo y lanzamos renovada nuestra propia marca de cosmética natural vegana y certificada por PETA, Elizza Garden.

El año 2023 fue de mucho, mucho trabajo, incursionamos más en el cuidado integral como el cabello y uñas; también iniciamos nuestro programa de lealtad con Leal siendo la primera tienda de cosmética coreana en la plataforma, así como en Mercandú, donde también fuimos uno de sus primeros negocios locales. Además, fuimos nombrada Embajada de la Niñez por Aldeas Infantiles SOS gracias a nuestro aporte a la causa. Cumplimos y celebramos 8 maravillosos años. ¡Increíble!

2024 llegó con muchísimos más retos. Tomé la nada fácil decisión de renunciar a mi trabajo para dedicarme 1000 % a Elizza. Se lo debía luego de ocho años a medio tiempo y porque ha crecido de una manera que ni yo me lo imaginé aquel día que tuve la idea de fundar este negocio. Hemos llegado a miles de personas con nuestros cosméticos, como para llenar un estadio de fútbol; no hay lugar de El Salvador donde no hayamos llegado.

Miramos con mucho optimismo el futuro que nos espera, con trabajo honesto, con innovación, con pasión, con la mejor atención, con el más amplio conocimiento y con el mejor equipo. Solo puedo decir GRACIAS a todas las linduras que han creído en nosotras, Elizza Store no fuera lo que es sin ustedes; como siempre lo he dicho, ustedes son el corazón de la tiendita. Y, por cierto, no me llamo Elizza, oficialmente; mi abuelita, que ya está con Dios, me llamaba así por mi segundo nombre, Elizabeth, y en honor a ella decidí ponerle así a la marca. Un acierto porque este nombre nos ha dado tanto a mí, a mi familia y a quienes trabajan con nosotros; tengo tanto que agradecerle que no me alcanzan las palabras, solo puedo decir que es un sueño hecho realidad. <3 

Con cariño, Inés Ramírez 

Fundadora y directora de Elizza  Store

Facebook
Twitter

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos se hace.

0
    0
    Tu carrito
    Carrito vacíoIr a tienda