La piel sensible, al igual que la piel deshidratada, no es un tipo de piel en sí, sino un estado de la misma. Si tu piel reacciona de manera extrema a los productos nuevos o si jamás puedes utilizar productos que tengan fragancias, puede que tengas la piel sensible.

Características:

  • Te arde o te pica la piel cuando te expones a ciertos productos o ambientes
  • Se te enrojece la piel o te salen pequeños granitos con facilidad
  • Tu piel se ve enrojecida o reseca en ciertas zonas

Recomendaciones:

La clave para controlar la piel sensible es utilizar productos especiales para ella. Evitar productos con fragancia o con ingredientes demasiado abrasivos para tu piel, también evita exfoliantes químicos con BHA o AHA. La suavidad y la ternura son claves cuando se trata de piel sensible. La piel delgada y propensa a alguna condición como rosácea, eczema o psoriasis es piel sensible.

Lo mejor que puedes hacer es incorporar ingredientes como aloe, ceramidas, centella asiática, manzanilla, caléndula y ácido hialurónico para tu rutina. Y siempre, siempre, siempre asegúrate de probarlo antes en una pequeña zona de tu piel. También recuerda incorporarlo poco a poco a tu rutina. Así le darás tiempo a tu piel para acostumbrarse a este nuevo elemento y evitarás una reacción inesperada. El protector solar será por siempre tu mejor amigo, ya que evitará que el sol lastime tu piel; nunca salgas sin él.

Si no estás segura de qué tipo de piel tienes y áun no has realizado nuestro test de piel te recomendamos realizarlo aquí Ir a test de piel

PRODUCTOS RECOMENDADOS PIEL SENSIBLE

Si deseas asesoría personalizada, por favor, contáctanos a nuestros números de WhatsApp: 78445497 y 75363969

0
    0
    Tu carrito
    Carrito vacíoIr a tienda